Sociedad

Tres equipos del Instituto Malbrán comenzaron a trabajar ayer con las muestras obtenidas en los hospitales de los pacientes que murieron o se recuperaron tras desarrollar la forma más grave y poco frecuente de la enfermedad por Streptococcus pyogenes, que se transmite al toser, estornudar y hablar.