Mundo

Ocurrió el sábado en la localidad de Quillacollo. Ante la llegada de inspectores para controlar el local, los propietarios cerraron las puertas. El resultado fue que las personas que estaban dentro se agolparon en la entrada, echando abajo el cierre y cayendo unas sobre otras.