Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.chaco360.com.ar/a/31289

De qué manera el agotamiento y el sueño pueden impactar en el contagio de COVID-19

Una investigación de la Universidad Johns Hopkins certifica que el descanso inapropiado impactaría en el contagio de enfermedades infecciosas

Los trabajadores de la salud de primera línea (TS) tienen un alto riesgo de contraer la infección por COVID-19, causada por el SARS-CoV-2. Han desempeñado un papel vital en el tratamiento de los pacientes y en contener la transición comunitaria de COVID-19. Como tal, los TS son particularmente vulnerables a contraer la infección, como lo demuestra un estudio escocés reciente que encontró que el riesgo de ingreso hospitalario debido a COVID-19 era de 1,8 a 3,3 veces mayor en los TS que trataban a pacientes con COVID-19 y sus miembros del hogar en comparación con los trabajadores sanitarios que no estaban tratando pacientes con COVID-19.

 
Aunque la exposición al virus es el factor de riesgo más potente, el bienestar de los trabajadores sanitarios contribuye a un mayor riesgo de infección por COVID-19. Específicamente, se ha demostrado que los hábitos de sueño y el estrés aumentan el riesgo de enfermedades infecciosas. Por ejemplo, en una investigación sobre hombres y mujeres sanos de 18 a 55 años de edad, la corta duración del sueño se asoció con mayores probabilidades de desarrollar un resfriado después de la exposición viral.

De manera similar, un alto nivel de agotamiento se asoció prospectivamente con un mayor riesgo de resfriado común y enfermedades similares a la influenza en la población general. Sólo un estudio examinó la asociación entre la duración del sueño y COVID-19 en adultos chinos y encontró que la falta de sueño se asoció con una mayor gravedad de COVID-19 en comparación con el estado de sueño recomendado. Sin embargo, este estudio anterior no tenía preguntas detalladas sobre los hábitos de sueño, y ninguno previo ha examinado si otros hábitos de sueño y el agotamiento autoinformado están asociados con COVID-19

Por lo tanto, el nuevo objetivo del grupo de especialistas de la Universidad Johns Hopkins fue evaluar si los hábitos de sueño y el agotamiento autoinformado pueden ser factores de riesgo de COVID-19.

 
Para ello realizaron un relevamiento en seis países, una mayor duración del sueño por la noche se asoció con menores probabilidades de COVID-19. Por el contrario, una mayor cantidad de horas de siesta durante el día, informar tres problemas de sueño y un mayor nivel de agotamiento se asociaron sólidamente con mayores probabilidades de COVID-19. Sin embargo, la asociación entre las horas de siesta durante el día y el virus difirió según el país. El alto nivel de agotamiento se asoció con una mayor duración y gravedad de la enfermedad. “Nuestros hallazgos se suman a la literatura de que la duración del sueño por la noche, los problemas de sueño y el agotamiento pueden ser factores de riesgo de enfermedades virales como COVID-19”, explica Hyunju Kim, autor principal del estudio.

La corta duración del sueño se asoció con mayores probabilidades de desarrollar un resfriado después de la exposición viral
Descansar para alejar el virus

Este documento es el primero en informar una asociación entre los hábitos de sueño (horas de sueño por la noche, horas de siesta durante el día, problemas graves de sueño) y COVID-19 en varios países. Se ha especulado que la falta de sueño puede jugar un papel importante en COVID-19. Un estudio anterior encontró que la falta de sueño autoinformada se asoció con mayores probabilidades, mientras que el tiempo de sueño diario de 1 hora más se asoció con menores probabilidades de ≥20 días de estadía en el hospital debido a COVID-19. “Nuestros resultados sobre las horas de sueño por la noche están de acuerdo con ese estudio anterior -continúa el científico-, pero contribuimos a la literatura aportando información más completa sobre los hábitos de sueño”.

Varios estudios previos ya han demostrado que la corta duración del sueño antes de la exposición al virus se asocia prospectivamente con un mayor riesgo de enfermedades infecciosas agudas, como neumonía y resfriado común. De manera similar, el trastorno del sueño se ha asociado con mayores probabilidades de resfriado. El mecanismo subyacente a estas asociaciones sigue sin estar claro, pero se ha planteado la hipótesis de que los trastornos del sueño pueden influir negativamente en el sistema inmunológico al aumentar las citocinas proinflamatorias y las histaminas.

De manera similar al sueño, se ha informado que el agotamiento está asociado de manera transversal con el resfriado común y las enfermedades similares a la influenza y prospectivamente asociado con enfermedades similares a la influenza en la población general. El agotamiento también se ha asociado con enfermedades crónicas, como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, las musculoesqueléticas y la mortalidad por todas las causas. Estos estudios han sugerido que el agotamiento puede predecir enfermedades directa o indirectamente. El estrés ocupacional daña el sistema inmunológico y cambia los niveles de cortisol, y aumenta las conductas de riesgo para la salud.

“En el contexto de la pandemia mundial -señalan los especialistas en su investigación-, es poco probable que el agotamiento aumente los comportamientos de riesgo, lo que luego aumentaría la exposición al virus”. Otra consideración puede ser que el agotamiento conduce a la fatiga y aumenta los errores al ponerse y quitarse el equipo de protección o fallas en la higiene de las manos, lo que aumenta el riesgo. “Sin embargo -continúan-, incluso cuando ajustamos las exposiciones al COVID-19, la asociación entre el agotamiento y el COVID-19 persistió, lo que sugiere que un impacto negativo en el sistema inmunológico puede haber jugado un papel importante”.

Los especialistas encontraron interesante la asociación entre las horas de siesta durante el día y las probabilidades de COVID-19. “Puede haber diferencias culturales en las siestas diurnas -explica Hyunju Kim-. La siesta diurna puede ser un marcador de falta de sueño o estrés en algunos países, mientras que puede ser una tradición, como ocurre en ciertos sitios de España. En línea con esta hipótesis, cuando estratificamos la asociación entre la siesta diurna y el COVID-19 por países, hubo una asociación inversa no significativa para España y una asociación positiva para otros países (por ejemplo, Francia y EE. UU.)”.

Las fortalezas del estudio incluyen la inclusión de TS de alto riesgo de seis países diferentes en el punto álgido de la pandemia, el uso de preguntas sobre problemas de sueño y agotamiento del trabajo que se han probado ampliamente en estudios epidemiológicos y un ajuste riguroso de las covariables. Pudieron identificar a los trabajadores sanitarios en riesgo en la fase inicial de la pandemia aprovechando una gran red de prestadores sanitarios.

En conclusión, encontraron que la falta de sueño por la noche, los problemas graves y el alto nivel de agotamiento pueden ser factores de riesgo para el COVID-19 en los trabajadores sanitarios de primera línea. La asociación entre las siestas diurnas y el COVID-19 parece diferir entre países. “Nuestros resultados destacan la importancia del bienestar de los profesionales de la salud durante la pandemia -concluye Hyunju Kim-. El conocimiento de estos factores de riesgo en los trabajadores sanitarios será útil para mantener una fuerza laboral saludable y productiva”.

Fuente: Infobae

 
Elegir Localidad  

 

Mundo - Argentina - Chaco

Últimas

El Dólar Hoy

Compra

$ 92,250

Venta

$ 98,250

Última Actualización: 19/04 - 21:51 hs

Más de Sociedad